<!-- --><style type="text/css">@import url(https://www.blogger.com/static/v1/v-css/navbar/3334278262-classic.css); div.b-mobile {display:none;} </style> </head><body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9127958\x26blogName\x3dim%C3%A1genes+sin+resolver\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ahinama.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_PE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ahinama.blogspot.com/\x26vt\x3d-9098713973783218525', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
15 comments | jueves, setiembre 21, 2006

title
La Ilíada de los tarados, El Ramayana de los retrasados; el intento de un grupo de deficientes mentales en llevar al cine una historia de igual o mayor magnitud que los títulos claves del expresionismo germano o los films de Eisenstéin y Kurosawa juntos.

Y el resultado es tan apabullante que casi da la impresión de ser conseguido.

La Historia de Ricky (Lik Wong/Riki-Oh, 1991, de Ngai Kai Lam), cinta hongkonesa basada en el ultraviolento manga de Masahiko Takajo y Tetsuya Saruwatari (*1), es una clase magistral de ineptitud técnica en todos los órdenes y sobre todo de fuerza, pasión y amor por la vida. Ricky Oh es un superhombre, poseedor de la mortal disciplina del chi-kung, arte marcial capáz de otorgar a quien lo domine el poder de atravesar y cercenar cuerpos u objetos contundentes además de una invulnerabilidad que roza con lo inmortal. Es llevado a prisión al matar al asesino de su novia. Inmerso en un mundo donde "las corporaciones multinacionales han privatizado las prisiones y demás instituciones estatales", Ricky Oh continuará su gesta sangrienta, inocente y altruísta, enfrentando las injusticias del penal, guiado siempre por la convicción de "ayudar a los débiles".

Pues la película es exactamente eso: la historia de Ricky. La epopeya de un hombre de quien se sabe muy poco o mejor dicho lo imprescindible: el increíble poder que su entrenamiento le ha conferido y la misión salvadora que su condición de guerrero le indica seguir en un contexto caduco que verá con dolor y esperanza su ascención y apoteósis.

No he tenido oportunidad de leer el manga pero se sabe que su desarrollo es convencional y coherente, sin ningún atisbo de la agobiante intención redentora que el film intenta plasmar. La versión cinematográfica toma de la historieta lo que le interesa: los villanos son poderosos pues han de medirse con un titán, no lo olvidemos, crueles y algunos capaces de reconocer la grandeza de Ricky ante un gesto suyo de bondad, no importando si momentos antes han sido mutilados por nuestro protagonista; pueden convertirse en monstruos de papel mache y hacer alarde de su perversidad; utilizar sus vísceras como instrumentos de asfixia o aterrorizar a los reclusos que caminan libremente, a toda hora, por los diferentes espacios de la prisión. Mas Ricky siempre está ahí, tenáz e indómito, listo para abrirse paso entre hemoglobina y carne desgarrada. (*2)

Es imposible imaginarse esta atrocidad como el resultado de un trabajo mediocre y desganado; las verdaderas películas malas naufragan en su lentitud, que no es lo mismo que contemplatividad, "inquietudes artísticas" o bien a causa de estereotipos serviles. Desdeñando las supuestas complejidades y soporíferas introspecciones del cine de autor contemporáneo (Allen, Almodóvar, Van Sant, Lynch, Von Trier, Miike y tantos más) y la vistosa monotonía del mainstream fílmico, La Historia de Ricky nos demuestra que ha diferencia del intelectual moderno, algunas personas de "raciocinio" limitado si creen en héroes.

The Rita¨s Lover

(*1) Publicado por Business Jump entre 1988 y 1990, formando un total de 12 volúmenes. Además del film de acción real se han producido dos cintas animadas: Riki-Oh: The Wall Of Hell (1990) y Riki-Oh: Child of Destruction. Cabe señalar que la obra de Takajo y Saruwatari toma muchos aspectos del manga Hokuto no Ken (El Puño de La Estrella del Norte, 1983-1988) de Buronson y Tetsuo Hara, el cual a su vez es deudor de la estética de los dos primeros films de la serie de Mad Max: Mad Max (1979) y Mad Max 2: The Road Warrior (1981) de George Miller.

(*2) El gore de esta película se distingue de otros filmes de violencia explícita por el mensaje que intenta enviar: como La Pasión de Cristo (2004) de Mel Gibson, no busca un regodeo jocoso en lo escatológico, tampoco servir de simple mecanismo para generar repudio o impacto como sucede en muchas películas de terror protagonizadas por adolescentes o en estafas asustaviejas hechas en Japón como Tetsuo e Ichi The Killer; busca mas bien subrayar la intensidad de los padecimientos que Ricky tiene que soportar, la maldad de sus enemigos y el clima general de opresión que se vive en la prisión; todo claro, desde el particular enfoque de los visionarios autores de esta joya.

PD: En nuestra ciudad estan circulando copias de esta peli....

0 comments


Me entero aquí, por un amigo, del delicado estado de salud de Jorge Villacorta, crítico y promotor de arte en nuestro país.
Para apoyarlo, se están organizando algunos eventos para su beneficio, una cena y una rifa donde los premios serán obras de algunos artistas que colaboran para esta ocasión.

0 comments | lunes, setiembre 18, 2006

PORTAUSTER

En años, esta será la mejor portada de Rolling Stone.

0 comments | sábado, setiembre 09, 2006


El afiche y la portada con la que circula el film por América es el de la izquierda. El original, a la derecha, fue censurado por los Estados Unidos.


Luego de In the world y usando la misma técnica del género y la técnica del docu-ficción para generar un relato real y complicado, To road to Guantánamo es el último montaje de Michael Winterbotton, en colaboración con Matt Whitecross, elaborado para ser transmitido inicialmente por la televisión, costándole posteriormente el premio a la mejor dirección en el último Festival de Berlín.
El quiebre y la ruptura de la condición y la convivencia humana y el conflicto en oriente han sido los temas de los dos últimos relatos de Michael Winterbottom. To road to Guantánamo descubre los mecanismos de dominación y persuasión que se ejecutan en la prisión que Estados Unidos mantiene en Cuba, sentada por el gobierno para ejecutar juicio y “sanción” por crímenes de guerra a los talibanes y todo aquel vinculado con “el terrorismo que defiende”.
El conflicto se traslada a oriente medio en el 2001, cuando un grupo de amigos viaja desde Tripton, en las Midland Inglesas, para asistir a la boda de uno de ellos (pactada como es costumbre culturalmente por los padres, bajo gustos de conveniencia) y pasar unas vacaciones en Pakistán. El viaje recorrió Karachi, Kandahar, Kabul y Konduz. Cruzando Afganistán en momentos de tensión brutal, son capturados por la Alianza del Norte (la facción anti talibán), confundidos con miembros de Al Qaeda en momentos que los bombardeos habían arrasado ya con comunidades enteras y la única vía era el escape por cualquier medio, siendo conducidos posteriormente a la vigilancia estadounidense y trasladados hasta Guantánamo en Cuba, donde permanecieron dos años recluidos bajo torturas y mecanismos de persuasión culpable, con el fin de transformar su inocencia en cargos que castiguen su participación en Al Qaeda y atentados terroristas.

Este-es-un-hecho-real. Una confusión finalmente resuelta turbó en un inicio mi percepción de la película. Los personajes que aparecen en la narración son los chicos de la historia real. El relato encadena la participación de los verdaderos protagonistas que aparecen narrando y conduciendo en entrevista, el inicio y la tensión de cada capítulo. Los actores convocados para este proyecto no son profesionales. To road to Guantánamo significó el primer trabajo profesional de este grupo de actores.

La población de los Estados Unidos ha demostrado que no basta la utilidad de la prueba. Winterbottom se vale de la utilidad actual de la ficción y transforma la historia real de un documento o relato en ficciones. Descarta la utilidad del documental y utiliza el registro de la ficción y el (auto) engaño. Winterbottom se maneja contrario al recurso paradigmático de Michael Moore y Fahrenheit 9/11 para expresar o generar denuncia. O formular un discurso político.

Quizá nos hemos transformado ya en una ficción.

0 comments | sábado, setiembre 02, 2006



Ya sabes de que se trata. Es una de las canciones más hermosas que existen.
The Czars y John Grant lo hicieron posible. Y alguna persona también.