<!-- --><style type="text/css">@import url(https://www.blogger.com/static/v1/v-css/navbar/3334278262-classic.css); div.b-mobile {display:none;} </style> </head><body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9127958\x26blogName\x3dim%C3%A1genes+sin+resolver\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ahinama.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_PE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ahinama.blogspot.com/\x26vt\x3d-9098713973783218525', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
0 comments | sábado, setiembre 09, 2006


El afiche y la portada con la que circula el film por América es el de la izquierda. El original, a la derecha, fue censurado por los Estados Unidos.


Luego de In the world y usando la misma técnica del género y la técnica del docu-ficción para generar un relato real y complicado, To road to Guantánamo es el último montaje de Michael Winterbotton, en colaboración con Matt Whitecross, elaborado para ser transmitido inicialmente por la televisión, costándole posteriormente el premio a la mejor dirección en el último Festival de Berlín.
El quiebre y la ruptura de la condición y la convivencia humana y el conflicto en oriente han sido los temas de los dos últimos relatos de Michael Winterbottom. To road to Guantánamo descubre los mecanismos de dominación y persuasión que se ejecutan en la prisión que Estados Unidos mantiene en Cuba, sentada por el gobierno para ejecutar juicio y “sanción” por crímenes de guerra a los talibanes y todo aquel vinculado con “el terrorismo que defiende”.
El conflicto se traslada a oriente medio en el 2001, cuando un grupo de amigos viaja desde Tripton, en las Midland Inglesas, para asistir a la boda de uno de ellos (pactada como es costumbre culturalmente por los padres, bajo gustos de conveniencia) y pasar unas vacaciones en Pakistán. El viaje recorrió Karachi, Kandahar, Kabul y Konduz. Cruzando Afganistán en momentos de tensión brutal, son capturados por la Alianza del Norte (la facción anti talibán), confundidos con miembros de Al Qaeda en momentos que los bombardeos habían arrasado ya con comunidades enteras y la única vía era el escape por cualquier medio, siendo conducidos posteriormente a la vigilancia estadounidense y trasladados hasta Guantánamo en Cuba, donde permanecieron dos años recluidos bajo torturas y mecanismos de persuasión culpable, con el fin de transformar su inocencia en cargos que castiguen su participación en Al Qaeda y atentados terroristas.

Este-es-un-hecho-real. Una confusión finalmente resuelta turbó en un inicio mi percepción de la película. Los personajes que aparecen en la narración son los chicos de la historia real. El relato encadena la participación de los verdaderos protagonistas que aparecen narrando y conduciendo en entrevista, el inicio y la tensión de cada capítulo. Los actores convocados para este proyecto no son profesionales. To road to Guantánamo significó el primer trabajo profesional de este grupo de actores.

La población de los Estados Unidos ha demostrado que no basta la utilidad de la prueba. Winterbottom se vale de la utilidad actual de la ficción y transforma la historia real de un documento o relato en ficciones. Descarta la utilidad del documental y utiliza el registro de la ficción y el (auto) engaño. Winterbottom se maneja contrario al recurso paradigmático de Michael Moore y Fahrenheit 9/11 para expresar o generar denuncia. O formular un discurso político.

Quizá nos hemos transformado ya en una ficción.