<!-- --><style type="text/css">@import url(https://www.blogger.com/static/v1/v-css/navbar/3334278262-classic.css); div.b-mobile {display:none;} </style> </head><body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9127958\x26blogName\x3dim%C3%A1genes+sin+resolver\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://ahinama.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_PE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ahinama.blogspot.com/\x26vt\x3d-9098713973783218525', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
0 comments | lunes, febrero 05, 2007





Un brillante modelo de empresa y filosofía organizacional es la que maneja el imperio Google desde Googleplex, la maquinaria donde se gestionan las acciones del mayor portal de búsqueda en la web.
Googleplex ha configurado un espacio donde se percibe relaciones en constante retroalimentación, y jerarquías que se interrelacionan a niveles de contacto muy básicos. Nadie cuenta particularmente con oficinas o cubículos personales e individuales –salvo para la directora del proyecto aunque como vemos en la foto, su oficina esta totalmente visible- sino con espacios que se dividen transparentemente en el espacio. Con esto suponemos bien. En Googleplex se mantiene ante todo el secreto y la transparencia- como sus muros- en sus empleados quienes tienen dentro de la misma empresa, todo el tiempo para dedicarse a explorar sus propios intereses dentro del mismo tiempo de trabajo. Los empleados son seleccionados por medio de un proceso riguroso de entrevistas y selección de personal (8 entrevistas en total), bajo la única presión de crear e innovar una vez dentro del trabajo.









Opiniones e ideas flotando en tableros (las ideas flotan hasta en el servicio higiénico), una estética que produce -como vemos- una fuerte identidad, empleados que disfrutan el trabajo, los tiempos de fuga y de relax. Se sabe que la empresa ha equipado habitaciones de siesta y descanso, además de un espacio donde los empleados utilizan el tiempo para jugar campeonatos de futbolín entre uno y otro encargo. 3000 que disfrutan de la mejor comida y los mejores alimentos. 11 cafeterías y un comedor de alimento orgánico que es cultivado en la misma compañía. Se sabe que en Googleplex, cuentan con los mejores chefs de modo que se pueda producir alimento sano y variado. Saben que la producción, la calidad y la eficiencia son el resultado de las acciones y el producto humano.




Google contrata a unas 100 personas semanalmente para alimentar su cada vez más creciente industria que experimenta fases de hipercrecimiento diario. Google, a gran escala, es un modelo de organización total. No hay horarios de trabajo, de entrada y de salida, cada empleado puede permanecer el tiempo necesario dentro de la compañía, conociendo cuales son sus metas y objetivos y cual el desempeño y la calidad que tendrá su trabajo final. Con todo esto, Google es también una de las compañías más exigentes. Los empleados pueden vestir como quieran y celebran cada viernes el TGIF o ¡thank god, its Friday! ( ¡Gracias a Dios es Viernes!), día en que toda, TODA la empresa, incluidos los fundadores y todo el personal se reúnen para cantar o comer. Unicamente para divertirse.






Ahora, supongo que habrán algunos necios que opinen que bueno, eso es parte de la millonada que mueve Google. Que aquí o en cualquier otro lugar eso es imposible. Que esto es ficción de "primer mundo".
Lo cierto es que con o sin dinero, el manejo y la eficiencia de una organización depende del recurso y el potencial humano. De la motivación y la seguridad que configure no solo lo económico en un sueldo, sino además de la seguridad que configura un espacio físico y de relaciones. De la comodidad, la libertad y el gusto con que sus empleados asuman y caractericen el trabajo. Cumpliendo a su vez con todas las exigencias.


* La información para este artículo ha sido recogida del diario El País, AQUÏ.